¿Os he dicho que me encantan los zapatos? Creo que no soy la única, ¿verdad? Y es que unos zapatos pueden cambiar un outfit totalmente, hacerlo más de vestir o más casual, conseguir que un look sea recordado (tanto para bien como para mal) y solo gracias a ese complemento. Ese es el poder de los zapatos.

Realmente no sé por qué tienen ese gran atractivo tanto para mí como para millones de personas en el mundo, quizá sea porque los zapatos tienen algo de mágico, de cuento. Los zapatos son los protagonistas en La Cenicienta, El Mago de Oz, Las Zapatillas Rojas… Ya desde nuestra más tierna infancia nos sentimos atraídas por los tacones de nuestras madres, por las zapatillas de cintas de las bailarinas o, incluso, por las deportivas de nuestros ídolos.
Por suerte hoy tenemos todo al alcance de la mano y aunque los zapatos nos siguen llamando desde los escaparates, navegar por internet en la búsqueda de un par se ha convertido, para mí, en todo un placer. Una de las páginas que frecuento es miszapatos.com porque en una sola web puedo encontrar desde sneakers a botas o sandalias de marcas como Callaghan, Dr. Martens,Converse o Xti.
Últimamente busco zapatos cómodos para ir al trabajo por varias razones: una, un problema en un dedo que me impide usar zapatos más estrechos o de tacón alto; y otra es la maternidad. Desde que fui mamá me he ido a lo cómodo dejando únicamente los tacones para ocasiones especiales en las que no haya que cruzar la ciudad con el carrito de la niña o con la peque en la mochila. Así que los tacones se han quedado para las cenas de hotel y otros eventos y me he dejado de hacer equilibrismo por las aceras de la ciudad 😉
Yo, que creía que en la vida me iba a poner unas deportivas con vestido, he sucumbido. ¡Ahora me encantan y mis pies me lo agradecen!
En verano suelo optar por sandalias planas que me permitan correr detrás de las niñas y en invierno me decanto por botas o botines, aunque también hay un tipo de zapato que me encanta para combinar con traje sastre e ir supercómoda a la oficina, los conocidos como “derbies”, zapatos tipo masculino de tapa baja o con tacón medio. Creo que me gustan de todos los modelos: negros, crema, oro, brillantes, mate, animal print… Buff, creo que no acabaría nunca.

Como os decía me encanta ver modelos en internet así que hoy os invito a conocer algunos de los modelos a los que le he echado ya el ojo para los próximos meses, donde voy a tener algún que otro evento y días muy movidos con las peques.

Empezamos con las sneakers, por aquí las llamamos “tenis”, y encajan perfectamente con un vaquero como con un vestido.
No obstante, para los vestidos mis favoritas son las sandalias planas todoterreno o las cuñas, un tipo de tacón que nos viste más, porque estiliza la pierna pero que resulta muy cómodo para andar.
Para eventos señalados me iría al tacón más alto, aunque en verano me sigo decantando por las sandalias vs los zapatos tipo salón.