como_reinventarse_a_los_40_10_claves_para_no_fracasar_en_el_intento

Llevas tiempo pensando en dar el salto pero no te atreves, tienes miedo a fracasar, a que cuestionen tu decisión pero, en el fondo, hay algo que te dice que sí, que tienes que ir a por tus sueños, que el momento es ahora. ¿Es posible reinventarse a los 40? ¿por qué a los 40? ¿cómo hacer para reinventarme? ¿qué es esto de reinventarse? ¿Y si… fracaso? Pero… ¿y si… logras vivir la que vida que deseas y mereces?

Cuando llegamos a los 40, y más si somos mamás, parece que hay algo en nuestra vida profesional que no encaja. Vemos que sí, que el famoso techo de cristal existe, que tenemos que elegir entre la familia o el trabajo y que nuestra vida profesional se ha quedado “congelada” con la maternidad teniendo, en muchos casos, que empezar de cero.

A partir de los 40, se cierran muchas puertas en el mercado laboral por cuenta ajena. Sin embargo, aún faltan casi 30 años para la jubilación por lo que la opción de crear tu propio puesto de trabajo pasa a primer lugar.

A ponernos guapas – mindset

Y si hay una profesión donde esto se palma día tras día es en el periodismo (lo conozco de primera mano 😉): los puestos directivos están copados por hombres, las bajas por maternidad te ponen en la cuerda floja y los horarios draconianos que se hacían antes de tener hijos ya no encajan con tu estilo de vida actual en donde sí o sí tienes que echar mano de ayuda externa (y no siempre es posible). Es el momento de tomar decisiones, decisiones meditadas, que te lleven a donde realmente quieres estar. En definitiva, es el momento de reinventarse.

¿Qué es reinventarse?

Reinventarse profesionalmente es cambiar de profesión, es darte una segunda oportunidad en el terreno laboral para vivir la vida que deseas y mereces.

¿Es posible reinventarse a los 40? ¿Por qué a los 40?

Sí, claro que sí. Nunca es tarde para empezar de nuevo. Puedes reconducir tu vida personal y profesional a cualquier edad pero ¿por qué decimos a los 40? Porque a los 40 ya has tenido toda una trayectoria profesional, tienes más claro qué es lo que te gusta y lo que no, qué es lo que buscas en la vida y tienes experiencias que te van a ayudar en tu reinvención.

Además, a partir de los 40, se cierran muchas puertas en el mercado laboral por cuenta ajena. Sin embargo, aún faltan casi 30 años para la jubilación por lo que la opción de crear tu propio puesto de trabajo pasa a primer lugar.

Aunque hablamos de los 40, realmente es posible triunfar a los 30, los 40, los 50 o incluso los 70 u 80.

frases_de_motivación

20 personas que triunfaron más allá de los 40

Lo cierto es que si miramos en mundo del emprendimiento, el éxito suele llegar en la mayoría de los casos a partir de la mediana edad, en lugar de en la juventud. Si embargo, tenemos en mente jóvenes empresarios con éxito que han creado su imperio en un garaje.

Os voy a poner unos ejemplos para que veáis que es posible triunfar más allá de los 40 y que es un momento fantástico para hacerlo.

  1. Henry Ford: Tenía 45 años cuando creó el famoso Ford T y desarrolló una técnica de fabricación a gran escala, germen de la industria automovilística que hoy conocemos.
  2. Robert Noyce: Fundó Intel a los 41 años.
  3. Arianna Huffington: Fundó The Huffington Post cuando tenía 54 años.
  4. Harland “Coronel” Sanders: Creó KFC cuando tenía más de 60 años.
  5. Daphne Selfe: Empezó a triunfar como modelo a los 70. Otra modelo, Carmen Dell’Orefice sigue trabajando como modelo a los casi 90 años.
  6. Wang Deshun: Triunfó como modelo a los 80 años. Siempre ha dicho que el éxito no le llegó de repente, sino que se preparó durante toda la vida.
  7. Betty White: A la actriz Betty White le llegó el éxito con más de 50 años con la serie de los 80 “Las chicas de oro”.
  8. María Galiana: María Galiana fue maestra pero a los 50 se reinventó como actriz protagonizando series de éxito como “Cuéntame qué pasó”.
  9. Rosa Regás: Escribió su primer libro a los 55 años.
  10. Bette Davis: Obtuvo su primer Oscar a los 45 años.
  11. Jane Fonda: La actriz hizo el lanzamiento de sus vídeos y libros sobre cómo mantenerse en forma cuando tenía 46 años y a los 68 fue modelo para firmas cosméticas.
  12. John Pemberton: Fundó Coca-Cola a los 55 años.
  13. Vera Wang: Pasó de patinadora a diseñadora de moda cuando tenía 40 años. En un principio diseñaba trajes para patinadores, ahora es un referente de vestidos de novia.
  14. Stan Lee: Su primer éxito le llegó con 39 años cuando publicó el cómic “Los Cuatro Fantásticos”, más tarde crearía el universo Marvel.
  15. Miguel de Cervantes: Publicó El Quijote con 58 años.
  16. Ray Kroc: Convirtió McDonalds en una multinacional con 52 años.
  17. Marie Curie: Obtuvo el novel de Física a los 36 años y el de Química, a los 44.
  18. Carolina Herrera: Comenzó en el mundo de la moda con 42 años.
  19. Gary Heavin: A los 40 creó el primer centro de fitness Curves, una exitosa franquicia en los 90.
  20. Laura Ingalls Wilde: A los 65 años publicó “Casa Pequeña” que daría lugar a la exitosa serie “La Casa de la Pradera”.

Una vez que nos hemos convencido de que “nunca es tarde para empezar de cero” llega el momento de tomar acción y, en muchos casos, de los miedos, el no saber cómo empezar, a qué actividad dedicarse… Ante todo, no te preocupes porque te voy a dar unos pasos para que puedas aclarar tu mente.

10_claves_para_reinventarse_y_no_fracasar

10 Claves para reinventarte y no fracasar

1. Para y analiza

Analiza tu trayectoria profesional. ¿A qué te has dedicado? ¿Te gustaba? Quizá podrías trabajar para ti mismo en el área en la que ya trabajabas, como freelance o creando tu propia compañía.

Si por el contrario, necesitas un cambio, piensa en qué eres buena, cuál es la actividad con la que se te pasa el tiempo y no te enteras (con la que entras en flow), cuáles son tus hobbies. Quizá en ellos esté la solución a lo que buscas.

Quizá ahora no te des cuenta pero si miras tus experiencias de vida, vas a ir viendo como todo va encajando hacia una dirección, como se van conectando los puntos, como decía el fundador de Apple, Steve Jobs.

2. Visualízate

Visualiza dónde te quieres ver y cómo, cuantos más detalles aportes mucho mejor, y no te olvides del cuándo. Te será muy útil hacer un mapa de los sueños y ponerlo en un sitio que veas todos los días.

Evidentemente solo con visualizar no hacemos nada, deberemos de tomar acción para que esos sueños se cumplan.

3. Ponte objetivos

Si no te pones objetivos no vas a llegar a ningún lado porque, si no sabes a dónde quieres ir, ¿cómo vas a llegar? Es muy importante para avanzar que te focalices en lo que quieres conseguir.

Uno de los grandes problemas de los emprendedores es la cantidad de acciones que hay que realizar, y que muchas veces nos despistan de lo importante, nos quitan foco sobre lo que queremos.

Es por eso por lo que te tienes que poner objetivos SMART, objetivos que sean inteligentes, es decir, que sean específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un horizonte temporal.

Si nosotros decimos que queremos perder peso pero no decimos cuánto queremos perder, ni cuándo lo queremos perder no pasaremos a la acción. Lo mismo sucede si decimos que queremos perder 20 kilos en un mes. Si la meta no es alcanzable nos decepcionaremos y no llegaremos a nuestro objetivo.

Así un objetivo tiene que ser específico, lo más detallado posible. Debemos de poder responder a las siguientes preguntas básicas del periodismo: qué, quién, cómo, dónde, cuándo y con qué.

Los objetivos deben ser medibles porque aquello que no se puede medir no se puede analizar y por lo tanto no se puede ver si está funcionando o no. No es lo mismo decir “quiero ganar dinero” que decir “quiero ganar 3.000 € al mes”.

El objetivo tiene que ser alcanzable pero al mismo tiempo motivador. Poner un objetivo demasiado bajo no nos motivará a conseguirlo porque no veremos beneficios, y poner un objetivo irrealista nos desmotivará porque lo veremos demasiado lejano. Es por eso que un objetivo también des ser relevante, es decir, estar dentro de nuestras posibilidades tanto por recursos de los que disponemos por nuestra motivación.

¿Qué pasa si un objetivo no se logra? No debe de caer en saco roto, debemos de analizar qué es lo que ha pasado. Por qué no se ha cumplido y ver cómo lo podemos reconducir.

Y finalmente debemos de marcar una fecha para alcanzar dicho objetivo. Si no nos ponemos un “deadline” lo que vamos a conseguir será ir aplazando día tras día el objetivo y nunca llegaremos a él.

4. Planifica y organízate

Reconozco que a mí es uno de los puntos que más me cuesta pero, también es cierto, que ha sido este punto el que me ha dado tranquilidad mental. Saber lo que tienes que hacer en cada momento te quita estrés, te libera la mente y, por ende, te da tranquilidad eliminando ansiedad de tu vida.

No acumules todo en tu cabeza: tareas por hacer en tu proyecto, actividades de los niños, diversos recados… Descárgalo todo en tu agenda. Para ello te recomiendo el Google Calendar porque lo llevas siempre contigo en el móvil.

Si eres de las que prefiere la agenda en papel, perfecto. Ahora además tenemos unas agendas super bonitas que te van a alegrar el día a día de tu proyecto.

5. Sé una esponja y nunca dejes de aprender

El mundo actual avanza muy rápido y no nos podemos quedar atrás. Constantemente debemos de estar aprendiendo y, lo más importante, aplicando aquello que vamos aprendiendo para poder ayudar cada día a más personas.

Como sabéis yo estudié Periodismo y cuando empecé la carrera tenía que llevar máquina de escribir la clase (la mía ni siquiera era eléctrica). ¿Os imagináis que no hubiera aprendido nada sobre ordenadores, internet, redes sociales…? Simplemente mi reinvención hacia los negocios digitales habría sido totalmente imposible.

Así que sé una esponja y fórmate continuamente para aplicar posteriormente todos los conocimientos nuevos.

6. Ten sueños grandes y persiste

Nunca se sueña demasiado grande. Es más, la tendencia que tenemos es a soñar pequeño, a limitarnos porque nuestro cerebro reptiliano, el más primitivo que solo busca la supervivencia, está machándonos para que no salgamos de la zona de confort.

Así que sueña en grande y persiste porque las cosas no suelen salir a la primera.

Hay una frase de Walt Disney que me gusta mucho y que actúa de faro en mi vida: “Si puedes soñarlo, puedes hacerlo” y realmente fue algo que el mismo Disney vivió en sus propias carnes cuando ideó, con 50 años, la creación del parque temático Disneyland. Nadie le tomó en serio, los bancos no querían arriesgar en un proyecto al que no le veían futuro, y de hecho tuvo que visitar todas las entidades financieras, vender su casa, etc para poder encontrar los fondos necesarios para el proyecto. Hoy los parques de Disney están en todo el mundo.

Y para sueños grandes también los de Jeff Bezos que no se quiso quedar fuera del comercio electrónico y creó Amazon, llegando a ser la tienda más grande del mundo y con diversas líneas de negocio. Su última operación: la compra de la Metro Goldwyn Mayer por 7.000 millones de euros.

7. Ten un mentor

Tener un mentor te va a ayudar a poner claridad a tu proyecto y te “va a pegar esa patada en el culo” que necesitas para avanzar. Porque todo hay que decirlo, la vida del emprendedor es muchas veces incomprendida por el entorno más cercano (a no ser que sean emprendedores también) por lo que tener una persona de referencia que ya ha pasado por lo mismo es mucho más que una ayuda.

8. Rodéate de personas con inquietudes que te hagan crecer

¿Sabes que somos el resultado de las 5 personas con las que nos rodeamos? Así que si te rodeas de 5 tontos ¿adivina quién será el sexto tonto?

Mi recomendación para no fracasar en tu reinvención es rodearte de personas que te hagan crecer, que tengan inquietudes y mentalidad abierta. Si siempre estás con personas negativas, que lo ven todo negro, difícil, que se lamentan día tras día, tú acabarás teniendo la misma visión y tus proyectos quedarán guardados en un cajón.

9. Mantente motivada

Mantener la motivación en el tiempo es una tarea complicada y hay momentos en que dan ganas de tirar la toalla porque todos son problemas y parece que nunca se ve la luz. En estos momentos, es bueno tener presente el mapa de los sueños y sobre todo tu porqué. ¿Por qué has tomado la decisión de reinventarte?

10. Conviértete en la persona que quieres ser

Ser, hacer para luego tener. Antes de tener la vida de tus sueños, tienes que ser la persona adecuada. Para eso es necesario derribar creencias limitantes que te impiden avanzar (creencias limitantes en cuanto al dinero, en cuanto a merecimiento, el síndrome del impostor, autoconfianza…); una vez tengamos la mentalidad adecuada (mindset) llega el momento de tomar acción, de avanzar en nuestro proyecto para finalmente llegar a la vida que quieres tener.

Es una carrera de fondo, en la que irás superando obstáculos y diversas etapas para ir avanzando.  Y sobre todo, no desistas, persiste hasta que logres tu objetivo.

¿Y tú estabas pensando en reinventarte? ¿Quieres que te ayude a reinventarte y a tener tu propio proyecto digital? ¿Buscas un plan B?