El 8 de marzo es el día de la mujer, un día para reflexionar y reivindicar. Porque sí, todavía existen muchas cosas que cambiar, muchas barreras que saltar. No repetiré el porqué de una huelga tan necesaria. Ya lo conocéis.

Como sabéis, soy periodista, pero el pasado 8 de marzo no escribí ni una línea sobre el tema a pesar de sentir la injusticia en mi propia piel.  Estaba embarazada de mi segunda hija y me acababa de quedar en el paro (sin derecho a prestación). Curiosamente dejé de ser una trabajadora válida cuando se empezaba a notar la barriga. 🤔

Hablando con otras mujeres me di cuenta de que mi situación no era tan extraña. A pesar de la necesidad de incrementar la natalidad en este país envejecido, no nos lo están poniendo nada fácil. Realmente ya lo sabía pero experimentarlo en las propias carnes es diferente, sin duda.

Mi situación personal vino a colocarme de nuevo en el mundo del emprendimiento, un aspecto que nunca dejé de lado a pesar de que el trabajo por cuenta ajena en la tele me absorbía la mayor parte del tiempo.

Hoy me solidarizo con mis compañeras de los medios de comunicación que han organizado una marcha para dar visibilidad a la situación que vivimos día a día las periodistas.

Al mismo tiempo tengo que agradecer la oportunidad Oriflame, que permite el empoderamiento de las mujeres, donde las barreras y los límites no existen. Mujeres empresarias, con niños o sin ellos, que se marcan sus propios objetivos y luchan por sus sueños. Una oportunidad que me permite ser yo misma.

#8marzo #diadelamujer