10 errores de belleza que deberías evitar

Errores de belleza que deberías evitar

Nuestra rutina de belleza y por ende, nuestra piel y nuestro cabello, pueden verse afectados por los que llamados “errores de belleza“. Deslices provocados por vagancia o por desconocimiento que pueden causarnos más de un problema. Y tú, ¿cometes estos errores de belleza?

1. No limpiar las brochas y esponjillas

No limpiar a menudo las brochas y las esponjillas que utilizamos para maquillarnos puede ocasionar diversos problemas de salud. Y es que en estos utensilios se acumulan no solo restos de maquillaje sino polvo del ambiente, células muertas de nuestra piel, gotas de sudor… y bacterias que nos pueden dar algún que otro susto.
Es aconsejable limpiar las brochas al menos una vez a la semana y las esponjillas cada vez que las utilizamos. Esto no solo prolongará la vida útil de ellas sino que evitará que se propaguen enfermedades como el acné o el herpes.

 brochas de maquillaje

2. Utilizar productos caducados

Sí, seguro que guardas como oro en paño aquel labial que te compraste y tanto te gustó pero que ya descatalogaron hace unos cuantos años. Espero que solo sea de exposición porque utilizar productos pasados de fecha puede conllevar también un riesgo. Nos puede provocar reacción a la piel o desencadenar algún tipo de alergias.
Si bien ya la mayoría de los productos cosméticos tienen fecha de caducidad hay algunos que aún no la contemplan pero eso no quiere decir que se mantengan inalterables a lo largo del tiempo. Por ejemplo, las máscaras de pestañas son las que menos aguantan y una vez abiertas habría que desecharlas a los seis meses. Sin embargo, las bases de maquillaje y los labiales se mantienen en buen estado durante un año después de abiertos y los polvos compactos y las sombras aguantan de 24 a 36 meses.
No obstante, si cualquiera de los cosméticos ha cambiado de olor, sabor y/o apariencia es aconsejable desecharlo.

3. Guardar los productos en el cuarto de baño

Si eres de las que guarda el maquillaje y las cremas en el cuarto de baño tienes que saber que éste no es el lugar más idóneo para su conservación. El alto grado de humedad y, en muchos casos, la falta de ventilación pueden provocar que los cosméticos se deterioren con más facilidad. Lo mismo sucede si los dejamos mal cerrados o expuestos a la luz solar. 

4. Irte a la cama sin desmaquillar

Resulta tentador irse a la cama sin desmaquillar después de una noche de fiesta pero… ¡stop! Eso mejor se lo dejamos a las películas. En la vida real irnos a dormir sin desmaquillar y sin limpiar nuestra piel no es nada saludable, tapona los poros y, cuanto menos, provoca la formación de puntos negros, que nos levantemos de la cama con los ojos como un oso panda y probablemente con ellos irritados. 
Así que ya sabes, la próxima vez que no te venza la pereza y coge tu limpiadora. Mis favoritas son las en gel como la de la línea Novage.

Limpiadora en gel Novage

5. Elegir un tono de maquillaje más oscuro o claro que nuestra piel

El maquillaje debe ser de nuestro tono de piel y para elegirlo debemos de mirar el corte de la mandíbula y no la mano (que suele ser más clara). 
Un tono más oscuro nos echará años encima, quedará artificial y dejará notar los cortes. Por el contrario, un tono más claro provocará el efecto fantasma.

6. Elegir un corrector demasiado claro

El tono de corrector debe ser como un tono más claro que nuestra base de maquillaje pero no más porque el objetivo es corregir y disimular, no destacar.

7. Hacer un contorneado demasiado dramático

A menos que queramos maquillarnos para el teatro o para una sesión de fotos, nuestro contorneado debe ser sutil, debe mejorar nuestros rasgos pero sin efecto máscara. Para un contorneado de diario y favorecedor recomiendo el kit de contouring The One. Esta paleta está formada por un colorete, un iluminador y un tono bronce, así que tenemos todo lo necesario para hacernos un contouring perfecto. Además viene con espejito.
Kit contouring The One

8. Delinear los labios más oscuros

Aunque las modas vuelven y los ’90 vuelven a estar de moda, hay ciertas tendencias que es mejor guardar en el cajón. Y una de ellas es el delineado de labios más oscuro que el resto del labio. Si bien ahora se llevan los degradados, un delineado muy marcado resultará artificial y no aportará belleza a nuestro rostro sino todo lo contrario.

9. No usar protector del pelo

A pesar de la resistencia del cabello a las altas temperaturas, la utilización del secador y las planchas pueden provocan que nuestro pelo se deteriore. Por ello es recomendable utilizar algún producto que lo proteja de las altas temperaturas como el protector del calor de HairX (protege has ta 230ºC y lleva queratina) o el Restaurador Capilar CC Cream HairX.  Este último es uno de mis productos favoritos porque permite no solo proteger el pelo del calor, sino que ayuda a desenredarlo, a darle luminosidad, evitar el encrespado… En este post os hablé de la CC Cream para el pelo
hair X CC Cream

10. Utilizar el acondicionador en todo el cabello

Utilizar una crema acondicionadora es muy interesante sobre todo si nuestro cabello tiene tendencia a enredarse pero una mala aplicación de este producto también puede ser perjudicial. El acondicionador lo deberemos de aplicar de medios a puntas ya que si lo aplicamos en el cuero cabelludo acabaremos engrasando nuestro pelo y conseguiremos que se aplasten las raíces. 
¿Cometías alguno de estos errores? ¿Cuáles son tus errores imperdonables? Déjame tus comentarios para saber que estás al otro lado de la pantalla y si te ha gustado esta entrada, ¡comparte!

2 comentarios

  1. Cristina Martínez (Cristina dolce)

    Sin duda unos buenos consejos!!! Besos.

  2. A Ponernos Guapas

    Gracias Cristina!! 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *